Auroras boreales en Nueva York

March 22, 2019

Este fin de semana las Luces del Norte harán su aparición en los cielos de Gran Bretaña y algunos estados de EEUU, entre ellos, el neoyorquino.

 

Tal y como su nombre indica, la aurora polar es un fenómeno que normalmente se da en los polos de la Tierra, en el hemisferio Norte -donde adquiere la denominación 'aurora boreal', que procede de la palabra griega 'bóreas', que significa 'norte'- y en el Sur -donde se le conoce como 'aurora austral', cuyo origen está en el vocablo latino 'auster', que viene a ser 'sur'-. De hecho, este brillo colorido que se crea en la noche es uno de los atractivos turísticos de los países nórdicos; aunque a veces no es necesario viajar al círculo polar para disfrutar de sus destellos. Mañana, 23 de marzo, podrá disfrutarse en el estado de NY.

 

Es un acontecimiento que sucede, con distintos apelativos, en todo el mundo. El término que siempre se mantiene es el de 'aurora', que hace referencia al nombre de la diosa romana del amanecer.

 

Aurora boreal en su hábitat natural: en Tromsø, Noruega. Su ubicación, tan al Norte, también permite observar

fenómenos como el sol de media noche o la noche polar. Vídeo de Monika Meier.

 

 

Lo habitual es verlas en los polos porque estas luces coloridas se forman cuando partículas eléctricas del Sol chocan con la atmósfera cerca de estos campos magnéticos de nuestro planeta, conocidos como polos. De ese golpe se producen descargas o explosiones de distintas formas y tonalidades: auroras polares.

 

¿Por qué se podrán ver en Nueva York?

 

El pasado miércoles, 20 de marzo, se generó un inesperado chispazo en la superficie del Astro Rey, lo cual provocará la llegada de una nube de partículas cargadas de la capa de gas que rodea el Sol, también llamada eyección de masa coronal (CME), dando como resultado una excepcional tormenta geomagnética visible.

 

 

 Previsión del meteorólogo estadounidense Joe Charveloix.

 

 

En otras palabras, afectará tanto en el radio o zona de influencia como en la intensidad o magnitud de la aurora boreal, pudiendo observarse en áreas septentrionales de Estados Unidos y el Norte de Gran Bretaña.

 

Un fenómeno no tan único

 

A pesar de que no son frecuentes este tipo de avistamientos en lugares tan alejados de los polos, a lo largo de la historia se han dado manifestaciones en diversas zonas del globo. A finales de los ochenta, por ejemplo, aparecieron en Galicia. Tampoco es ésta la primera vez que Nueva York puede verlas, tuvo su oportunidad también hace cuatro años.  Incluso hay una película, 'Frequency' (2000), que trata sobre la actividad de una aurora polar en Nueva York -el resto de la trama es más fantasiosa, pero parte de una base factible-, he aquí el trailer.

 

 

Imagen de la contaminación lumínica de Manhattan. Resulta irónico que la luz de la ciudad

junto al cielo nuboso no permita ver las estrellas y sin embargo cree la sensación de estar viendo auroras boreales.

 

 

El científico Pierre Gassendi, por otro lado, las describió en el año 1621 tras divisarlas al Sur de Francia. Fue él, de hecho, quien las nombró 'auroras polares'. Antes de eso, en la antigüedad y al igual que ha sucedido con el resto de fenómenos naturales, se acudía a los mitos para poder darles una explicación. En este caso, se creía que se trataban de dragones. Tuvieron que pasar varios siglos para llegar a entender cómo se crean estas luces, lo logró el físico Kristian Birkeland en 1896 en un laboratorio.

 

Cómo verlas

 

Hoy no sólo se conoce la causa, sino que los meteorólogos son capaces de predecirlas. Según la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration o Administración Nacional Oceánica y Atmosférica), el sábado se podrán observar estas luces hasta en el Sur de Nueva York y la ciudad de Chicago, posiblemente en las primeras horas de la mañana.

 

 

Consejos de la meteoróloga Amy Freeze del canal ABC para quien se encuentra en NY

y quiera ver las auroras boreales (en inglés).

 

 

Sin embargo, debido a la gran contaminación lumínica de las ciudades, es recomendable apartarse de las urbes si se quiere disfrutar de las auroras boreales. La fase lunar actual tampoco ayuda, ya que el 21 de marzo, coincidiendo con el equinoccio de primavera, aconteció una superluna llena de gusano, por tanto más grande y luminosa que las lunas habituales. Para quien se encuentre en Nueva York y esté interesado en apreciar la luminiscencia, la meteoróloga Amy Freeze aconseja desplazarse al Norte del estado.

 

 

 

 

 

 

Please reload

CONÓCEME:

AINHOA ETXEBERRIA

EL BLOG:

PROIEKTUKA

PROYECTO Nº1|  

GUÍA DE VIAJES

ENTRADAS

DESTACADAS

Vistazo virtual a la 'New York Earth Room', un terreno enclaustrado en Manhattan

April 21, 2020

1/10
Please reload

ENTRADAS

RECIENTES