Korrika o recorrer Euskal Herria en 11 días

April 3, 2019

Actualizado el 15 de abril de 2019.

 

Hoy ha arrancado una marcha que no se detendrá, continuará de día y de noche, hasta llegar a su destino el 14 de abril. ¿El objetivo? Llevar el testigo, que simboliza el euskera, por todo el territorio vasco-parlante. También en el extranjero.

 

La Korrika, 'corriendo' en vasco, ha comenzado. Concretamente, la número 21, y no parará hasta el 14 de abril. Es una marcha reivindicativa que, tal y como el nombre indica en euskera, se realiza trotando. Se celebra cada dos años y, aunque el trayecto cambia, siempre visita los lugares en los que se habla esta lengua pre-indouropea. En un principio en Euskal Herria, pero ya que hay euskaldunes -literalmente: 'los que tienen el euskera', 'euskara duena', es decir, vascoparlantes- que por diferentes razones viven en otras partes del mundo, a lo largo de los años se han ido celebrando korrikas paralelas en otros puntos del planeta. 

 

Por un lado, porque estos vascohablantes han llevado a esos lugares el idioma y, por tanto, ahora también son zonas donde se practica; y, por otro, para mostrar su apoyo, puesto que no deja de ser una lengua minorizada. No hay que olvidar que ha sido perseguida e incluso prohibida, por lo que siempre se mantiene ese riesgo al que hay que hacer frente. De hecho, este 2019, en el centenario de la Euskaltzaindia o Real Academia de la Lengua Vasca, la institución celebró su aniversario número cien, entre otras cosas, con un congreso dedicado a estos idiomas que han sufrido marginación, haciendo hincapié en la necesidad de su fomento y normalización.

 

Recorrido de este año con el horario y las ciudades o pueblos por donde pasará.

 

La misma UNESCO, que ha declarado el 2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas, ha reconocido su fragilidad calificando su situación como «seriamente en peligro de extinción» en algunas zonas Euskal Herria, el territorio transfronterizo -ya que se sitúa a ambos lados del Pirineo- propio de esta lengua y cultura donde el euskera convive con el español y el francés, pero sin gozar del mismo estatus, puesto que en ciertas demarcaciones no está reconocida como lengua oficial. Es irónico, porque es el lenguaje oriundo y el más antiguo -incluso de Europa, es previo al latín, rama lingüistica de la que descienden el castellano y el galo-.

 

Orígenes de la Korrika

 

Una de las iniciativas que trabaja en su fomento son los euskaltegis -de 'euskal', que hace referencia al vasco, y 'tegi', que significa 'lugar': 'lugar del euskera'- de la organización AEK, Alfabetatze Euskalduntze Koordinakundea (Coordinadora de Euskaldunización y Alfabetización). Son centros de enseñanza de esta habla dirigidos, sobre todo, a adultos. Están distribuidos, mayormente, en Navarra, la Comunidad Autónoma Vasca y el País Vasco Francés, las áreas que forman Euskal Herria.

 

Recorrido de la primera Korrika que salió de Oñati el 29 de noviembre 1980 y llegó a Bilbao

el 7 de diciembre del mismo año.

 

Surgieron al final de dictadura franquista de manera clandestina, como respuesta al retroceso que había sufrido la lengua en esa época en la que los derechos de sus hablantes habían sido negados. Tras casi cuarenta años de represión contra el euskera y todo lo que tuviese que ver con ello -incluso los nombres propios fueron prohibidos-, el número de des-alfabetización era alto. En ese contexto nació la asociación AEK y uno de sus proyectos: la Korrika.

 

Esta carrera fue una de las iniciativas populares a favor del vasco en esa época y su propuesta fue calificada de disparatada. Nunca se había hecho algo así, un evento ambulante que recorriese toda la región vasca, pero se realizó. La primera se celebró el 29 de noviembre de 1980. partió de Oñati (Guipúzcoa) para culminar en Bilbao (Vizcaya) el 7 de diciembre de ese mismo año.

 

Cómo funciona

 

Comenzó a llevarse a cabo cada año y medio, aunque luego pasó a ser cada dos. Es un viaje de relevos: hay un testigo, un pequeño mástil madera con una ikurriña -la bandera vasca- que contiene un mensaje en su interior, que se va pasando de mano en mano cada kilómetro de la ruta. La persona que porta el banderín va siempre la primera del pelotón. Detrás de él o ella hay una pancarta que recoge el lema de cada año -este 2019 es 'klika', que alude a las nuevas tecnologías y hacer 'click' o seleccionar el euskera- y a la que siguen el resto de corredores, que van cantando, e incluso bailando, acompañados de música y animadores. 

 

Canción dedicada a la Korrika de este año, la edición número 21, bajo el lema 'Klika'.

 

Las canciones que suenan suelen ser las creadas específicamente para la carrera. La actual es la que más se repite, ya que cada edición tiene su sintonía, pero a lo largo del itinerario se escuchan también las de años anteriores u otras canciones vascas. La canción de este 2019, 'Klika Korrika', viene de la mano de Fermín Mugurza, Mad Muasel y La Furia. Del mismo modo, hay oraciones, eslóganes o expresiones, como se les quiera llamar, pertenecientes a la Korrika que los animadores y participantes gritan reflejando su carácter reivindicativo: "Tipi-tapa, tipi-tapa: Korrika!" (paso a paso, paso a paso: corriendo) o "Hemen gaude, euskararen alde!" (aquí estamos, a favor del euskera).

 

Da igual que llueva, nieve o sean las cuatro de la madrugada, la marcha prosigue de manera ininterrumpida hasta llegar a su destino en la fecha fijada, donde se desvela la nota del lekuko -traducción de 'testigo'-. Normalmente es un escrito de la última persona que porta el banderín, de aquél que la lleva en la última etapa y que también suele leerlo a su llegada. Actualización: este año la autora y corredora ha sido la bertsolari Maialen Lujanbio, que expresó, entre otras cosas, que la atención que recibe la lengua en estos días por parte de los medios, las instituciones y los políticos gracias a la Korrika debe mantenerse el resto del tiempo, cuando en vez de correr andamos.

 

El artista Juan Gorriti con el lekuko en la mano. El primero fue diseñado por

el escultor Remigio Mendiburu y se encuentra en el Museo de San Telmo (San Sebastián).

El actual es una copia y la realizó Gorriti en 1995 para la 9 Korrika.

 

Aunque no siempre es así, ya que a veces son frases de personas fallecidas o ausentes, como en 2017, que se reprodujo una grabación de Joseba Sarrionandia, registrada por él mismo, de un mensaje escrito por él. Fue la edición número 20, en la que se recorrieron 2.557 km.

 

Los kilómetros que conforman el trayecto son comprados por particulares o instituciones. El dinero va destinado AEK, para que siga en su labor por el idioma. Esta recaudación de fondos concreta posibilita a los compradores llevar el testigo durante el tramo adquirido. Sin embargo, hay otras maneras de contribuir a la causa, como siendo Korrika laguntzailea (ayudante de la Korrika), que consiste en depositar 12€ a cambio de beneficios como, ser los primeros en enterarse de noticias o acceder a sorteos y descuentos durante todo el año. También se puede obtener el dorsal en centros AEK o en distintos puntos de la ruta, que cuesta unos 5€.

 

Como Korrika laguntzaile o ayudante de la Korrika, cuando ésta se acerca, recibo una carta

que me avisa de que cuentan conmigo ah no ser que yo les indique lo contrario. Después, me envían

el carnet, junto a un pin y una revista que explica dónde tengo descuentos.

 

 

Por otro lado, en las ciudades o pueblos donde se da el inicio y el final de la carrera, se forma una fiesta amenizada con conciertos y barras donde comprar comida o bebida cuyas ganancias también sirven para colaborar. De la misma forma, en los euskaltegis pueden comprarse tickets para ir en bus a dichos festejos, lo que supone otra vía de recaudación.

 

Recorrer el mundo corriendo

 

"Pentsatu globalki ta ekin lokalki ez al da? Eskualdunak gara eta mundukideak, uniformetasunetik at, gizakiak (...) KORRIKA BADATOR... BIG BEÑAT BURU, UH, UH, UH, UH, UH, UH... MUNDU BAT BILDU!", decía la melodía 'Big Beñat' de Muguruza para la edición número 12 del año 2001, que en castellano vendría a ser lo siguiente: "Pensar globalmente y actuar localmente, ¿no es así? Somos vascoparlantes y ciudadanos del mundo, humanos fuera del uniforme (...) llega la korrika... con el Gran Beñat a la cabeza, uh, uh, uh, uh, uh, uh... reunir al mundo!".

 

 

Mapa de los lugares del mundo en el que se celebró la Korrika número 19 (2015).

 

Es una de mis canciones favoritas de las que se le han dedicado a esta marcha. No sólo por su ritmo ska, sino porque refleja muy bien su espíritu -también me gustaría destacar la de Betagarri, 'Ongi etorri lagun' (2009)-. Son muchos los vascos que viven alrededor del mundo que, ayudados por los centros culturales vascos -llamados Euskal etxeas; literalmente: casas vascas- donde también hay euskaltegis o la acción en el exterior del Instituto Vasco Etxepare, llevan a la práctica ese think global, act local (piensa de manera global, actúa de forma local) y realizan korrikas en distintos puntos del planeta: Nueva York, Berlín, Madrid, Japón, etc. Todo el globo se reúne por un mismo principio: la defensa de la lengua y la cultura vasca; por la diversidad, por la libertad, por sus derechos.

 

Cómo participar

 

Como se ve, hay muchas opciones si se quiere formar parte de este movimiento. Por ejemplo, junto a los lemas y sintonías que cambian cada año y manifiestan todos estos valores, en cada edición, también se homenajea a alguien en cuya trayectoria, durante su vida, ha trabajado por ello. Este 2019 el homenajeado ha sido el lingüista, político y escritor Txillardegi. Especialmente por su contribución al euskara batua o euskera unificado, el fruto de la unión de los dialectos principales del idioma vasco, que en 2018 cumplió cincuenta años. 

 

 

Documental sobre Txillardegi realizado por AEK (en euskera). Los medios de difusión, especialmente los de la lengua vasca, son de vital importancia para la normalización del idioma. El Instituto Etxepare y la Universidad de Edimburgo ha organizado este año un congreso que analiza el fenómeno.

 

 

Como siempre, el homenaje se hizo mediante un acto institucional que en esta ocasión fue en el 9 de febrero en Donostia. De hecho, meses antes de dar comienzo a la carrera, aunque también durante, se programan diferentes eventos culturales en todo Euskal Herria que forman parte de la Korrika kulturala. He aquí el programa de esta edición.

 

También se puede ser voluntario y participar en la organización de la carrera. Son miles las personas que lo hacen a través de comités en pueblos y barrios. O, simplemente, con apuntarse a un euskaltegi o aprender el idioma por otras vías, animar a la gente a hacerlo o esforzarse por dotar a la lengua del prestigio que le corresponde se estará impulsando la causa. En cuanto a la marcha en sí, no tiene más misterio que saber por dónde y a qué hora pasa y unirse a ella, correr por la pervivencia de este tesoro pre-indoeuropeo, el mayor ejemplo de compromiso de un pueblo por cultura y lengua indígena.

Please reload

CONÓCEME:

AINHOA ETXEBERRIA

EL BLOG:

PROIEKTUKA

PROYECTO Nº1|  

GUÍA DE VIAJES

ENTRADAS

DESTACADAS

Vistazo virtual a la 'New York Earth Room', un terreno enclaustrado en Manhattan

April 21, 2020

1/10
Please reload

ENTRADAS

RECIENTES