Alloz, el mar navarro

June 4, 2019

Entrada ctualizada el 22 de agosto de 2019.

 

Un rincón de agua dulce para navegar, surfear y refrescarse entre campos de trigo.

 

Guardado por el valle de Yerri y el de Guesálaz como si de un secreto se tratase, en el corazón de la zona media navarra entre los Pirineos y la desértica ribera, habita un oasis turquesa: el Embalse de Alloz, un conjunto de bahías en las que se pueden realizar deportes acuáticos, descansar en sus orillas o bañarse rodeado de un paisaje bucólico.

 

El verde atlántico tan característico de la mitad norte de este antiguo reino se mezcla con el amarillo de los prados de cebada. Las amapolas acompañan al visitante por todo el camino que lleva hasta el parking. Aunque depende de la ruta que se escoja, ya que las playas de interior de este entorno provinciano son múltiples. 

 

Galería de imágenes de La isla del lago.

Realicé estas fotografías el fin de semana anterior al inicio de la temporada alta.

 

La más popular es la de Lerate, junto al camping Aritzaleku que aloja a quienes tienen interés en esta escapada rural sin dejar de atender a quien solamente viene a pasar un día campestre distinto. Esta pensión en ocasiones acoge conciertos al aire libre -la última sesión de este año con música jazz para bailar swing junto al pantano, al más puro estilo sureño estadounidense y con aires neoyorquinos otorgados por el lindy hop, gracias a la maestra de baile Maider Zabala- y dispone de embarcadero, ya que está ubicada en el litoral donde la Escuela Navarra de Vela ofrece para niños y adultos clases de navegación, bautismo en tablas de windsurf gracias a su vientos de fuerza tres y cuatro, travesías en paddle sup, paseos guiados en vela y alquiler de piraguas e hidropedales que permiten surcar la masa de agua. También por aire, gracias a la Escuela Navarra de Parapente que propone vuelos en paramotor (trike) y vuelos biplaza sin motor.

 

De la misma forma, el área está habilitada para los que prefieran relajarse en los márgenes de la laguna. Desde 2014, Guesálaz se ha habilitado con arena, sombrillas de estilo caribeño, servicios, merenderos para hacer picnic, un puesto de helados artesanos, un parque biosaludable y una pasarela de madera que llega a una isla en la que además de poder reposar sobre la toalla y darse un chapuzón hay bancos orientados a la puesta de sol. 

 

Alloz azul

 

En este enclave marítimo concreto, en Lerate, se encuentra el aparcamiento. En temporada alta -desde el 7 de junio de 2019 hasta el 16 de septiembre de 2019, de 10.00 a 21.00-, cuesta 2,5€ estacionar ahí con independencia del tiempo que dure la estancia. Los vecinos del Valle de Guesálaz tienen la oportunidad de conseguir un bono especial para aparcar durante todo el verano. Se solicita en el Ayuntamiento. La recaudación está destinada a las arcas municipales con el objetivo de mantener y mejorar el pantano. Con capacidad para quinientos vehículos, es una manera de evitar la masificación abogando por un turismo sostenible de poco impacto. En el estacionamiento se reparten bolsas de basura a cada auto para que se utilicen en el caso de generar residuos durante la visita -esto incluye ceniza de cigarrillo-. A la salida, hay papeleras donde tirar dicho sacos. Tampoco hay que olvidar que dejar los coches en lugares no habilitados puede provocar incendios involuntarios. En el espacio digital, la página de Facebook Alloz Azul conciencia a la ciudadanía de la importancia de este tipo de comportamientos para la conservación de este paraje. 

 

Una de las riberas menos conocidas del embalse que muestra otra cara más silvestre, como bien denotan

las raíces del árbol a mis espaldas. En general, la tierra de la orilla está compuesta por piedras y el suelo de

la laguna es arcilloso, por lo que la mejor opción de calzado son unas chanclas cerradas o unos escarpines.

 

Este territorio está incapacitado para hacer frente a la cantidad de suciedad ocasionada por la sobre-población de los meses estivales. Es vital que cada uno se responsabilice de sus desechos, que los recoja, que no los deje ahí y, por supuesto, no se vierta nada. Las conductas respetuosas con el medioambiente deben aplicarse en todas las orillas. Se trata de un lago que colinda con dos valles. La playa más famosa es la de Lerate debido a sus actividades -las ya mencionadas o competiciones como la Half Triathlon Pamplona-Iruña- y su aspecto paradisíaco, pero las calas salvajes, conocidas sobre todo por locales, son numerosas. Son más íntimas y naturales. Tanto, que en uno de estos terrenos apartados hay una zona nudista y gay.

 

Energía limpia y productos de la tierra

 

Esta playa alternativa se encuentra cerca de la presa que retiene el agua recibida por los ríos Ubagua -cuyo manantial se encuentra al lado en la localidad de Riezu- y Salado, una infraestructura indispensable en la creación de este mar que data de 1930. El embalse se concibió para ser utilizado como regadío, producir energía hidroeléctrica y regular el caudal del Salado. Antes de su explotación turística, ésos eran los usos principales del embalse, los cuales todavía se mantienen logrando el equilibrio entre los tres sectores económicos.

 

Alloz desde una cala virgen a última hora de una tarde de agosto, con la sombra comenzando

a oscurecer el agua azulada del lago y los últimos rayos de sol iluminando las montañas.

 

Existen dos centrales, una en Alloz y otra en Mañeru, que suponen una fuente de electricidad limpia en una cuenca de tradición agrícola. La calidad del agua que empapa los alimentos de los huertos está reconocida como excelente, una de las cuatro mejores a nivel nacional, tal y como puede consultarse en la web de NÁYADE, herramienta del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar que otorga información para el baño y cuyo nombre hace referencia a las ninfas de agua dulce de la mitología griega.

 

Es un enclave que no sólo sirve para hidratar viveros, motivo por el que se debe prestar atención al cuidado del entorno, sino que es un rincón de una gran riqueza paisajística y hábitat de peces como carpas, truchas o barbos. lncluso de especies invasoras como el mejillón cebra, lo cual ha supuesto que La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) haya colocado en Lerate una instalación de desinfección. Como se ve, el rico ecosistema es otra de las razones para la protección de este paraje en el que en determinados momentos del año también crecen nenúfares.

 

"The Naiad" (1893), pintura romántica pintada por el inglés John William Whaterhouse

en la que aparece una ninfa Náyade.

 

En definitiva, Alloz es un entorno privilegiado en el que es posible zambullirse en plena naturaleza. El bañista en ocasiones se verá nadando rodeado de árboles que dotan de privacidad a su experiencia. Es un remanso de paz, de aguas tranquilas, para refrescarse y desconectar entre prados de cereal, pinos y montañas. Se mire a donde se mire, la vegetación, la viva biodiversidad, es la protagonista. No es por nada que se trate de uno de los treinta y cinco puntos seleccionados en la ‘Ruta de los Paisajes de Navarra. Agua y Miradores'.

 

Aunque hay que recordar que esto supone la responsabilidad por parte del turista de dejar el paisaje igual o mejor de como lo encontró. Sin dejar huella o, en caso de dejarla, que sea para bien -recogiendo o reciclando los restos de otros- contribuyendo a hacer de este planeta un lugar todavía más bello. 

Please reload

CONÓCEME:

AINHOA ETXEBERRIA

EL BLOG:

PROIEKTUKA

PROYECTO Nº1|  

GUÍA DE VIAJES

ENTRADAS

DESTACADAS

Vistazo virtual a la 'New York Earth Room', un terreno enclaustrado en Manhattan

April 21, 2020

1/10
Please reload

ENTRADAS

RECIENTES